Aquí os dejamos diez consejos a la hora de diseñar el logotipo idóneo para una empresa o institución:

  1.  Analiza a la competencia

Antes de nada, investiga exhaustivamente el sector, pídele información a tu cliente sobre la empresa y sus competidores más relevante. Compara los logotipos para descubrir cuáles son las marcas arraigadas del sector y qué elementos se repiten. De este modo, podrás jugar con asociaciones visuales que resulten familiares para el comprador de la marca, pero ten en cuenta que los logotipos de las marcas más reconocidas destacan realmente y, por el contrario, evitan tendencias y piensan de manera diferente.

  1. Haz las preguntas correctas

¿Por qué estamos aquí? ¿Qué hacemos y cómo lo hacemos? ¿Qué nos diferencia? ¿Para quién estamos aquí? ¿Qué valoramos más? ¿Cuál es nuestra personalidad?

Desarrollar una marca comienza por resolver estas cuestiones, sea cual sea la magnitud del proyecto.

  1. Mantente flexible

Una vez que has definido tu estrategia, asegúrate de que esta sea adaptable a los cambios y permita modificarse en cada una de sus etapas, ya que las ideas conceptuales previas pueden desmoronarse al ponerlas en práctica, y cada etapa puede ayudar a la anterior de forma retrospectiva.

  1. Respeta el patrimonio de la marca

Si la marca cuenta con un patrimonio genuino, aprovecha el afecto que algunos consumidores pueden sentir por ella. Considera una evolución del antiguo diseño antes de explorar nuevas opciones.

  1. El logotipo es solo un ingrediente

La imagen de una marca está compuesta por numerosos elementos más allá del logotipo, que deben ser igual de identificables y notorios. Las personas interactúan con una marca a través de una gran variedad de puntos de contacto, y el logotipo no siempre la primera. Por lo tanto, el logotipo debe ser versátil y flexible, funcionando dentro de la experiencia de marca.

  1. Elige la fuente cuidadosamente

Las fuentes Sans Serif (sin remates) han dominado el diseño de logotipos en los últimos años, debido a la tendencia minimalista. De todos modos, esta elección dependerá ciertamente del sector y el público objetivo al que vaya destinada, así que no dejes que la tendencia nuble tu propio juicio, especialmente, si buscas un estilo elegante, lujoso o profesional

  1. Considera utilizar una tipografía a tu medida

Es posible que escoger una tipografía ya definida no se adapte a tus necesidades, y sientas más apropiado un tratamiento tipográfico dibujado a mano. De este modo conseguirás una marca potente que funcionará a través del tiempo, como por ejemplo la de Coca Cola.

  1. Combina letras

Es un hecho que algunos de las mejores marcas que existen están compuestas de varias letras. Los designados como monogramas pueden encontrarse en todos los sectores, y cuando se les da el tratamiento adecuado se convierten en un emblema simple pero efectivo para la marca. Esto ocurre especialmente en el sector de la moda y otras firmas de lujo.

  1. Simplifica al máximo

Debe ser reconocida fácilmente y versátil en escala y aplicación y, para ello, lo más sencillo es simplificarla al máximo. No la adornes por el mero hecho de hacerlo. Prueba su simplicidad restando elementos hasta llegar a su forma más básica sin miramientos.  ¿Sigue siendo reconocible si la dibujaras rápidamente con trazos bruscos? En términos generales, cuanto más simple es un logotipo, más memorable es.

  1. Emplea espacio en negativo

Un uso inteligente del espacio en negativo puede resultar impactante y atribuir dotes de genio al espectador. Incluso su uso más sutil es efectivo, puede agregar un significado adicional al diseño del logotipo.

Fuente: creativebloq.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies