Hacer que tus clientes sean tus amigos fieles ya tiene nombre, se llama Inbound Marketing, una herramienta de comunicación muy potente que ha roto las reglas del juego en estos últimos años.

Este término fue establecido en 2005 por Brian Halligan, cofundador y CEO de HubSpot, cosa que no es de extrañar, ya que esta herramienta online se caracteriza por guiar al usuario por el camino que hayamos trazado con nuestra estrategia y monitorizar cada uno de sus pasos, eso sí de la manera más friendly posible. Traduciendo al español, podría decirse que el Inbound Marketing es el marketing de la atracción.

Atrás quedaron los años en los que las empresas bombardeaban sin piedad a los consumidores hablando de las bondades de su marca o producto, esto no quiere decir que ahora no nos saturen, que también, pero ya no para hablarnos de ellos mismos, sino para captar nuestra atención a través del contenido útil según el público objetivo establecido. Es decir, en el momento en el que ofrecemos algo realmente provechoso, ya no es la empresa quien va al usuario, sino al contrario. Es entonces cuando se produce la magia del inbound.

“No me digas lo bien que lo haces; dime lo bueno que me hace cuando lo utilizo”, Leo Burnett.

Esta famosa frase dentro del campo de la comunicación ya la dijo el gran creativo Leo Burnett hace más de cincuenta años. Sin embargo, es hoy, en plena era digital, cuando cobra más sentido que nunca, sobre todo online. Sin duda internet, y sus herramientas, es el medio más idóneo para llevar a cabo una estrategia de inbound ya que ha hecho que nosotros, los receptores, solo hagamos caso a lo que nos interesa, es decir, hemos agudizado la percepción selectiva.

Descubramos un poco mejor en que consiste esta estrategia y cuáles son sus fases:

  • Atraer: Esta primera fase es la más importante, ya que precisamente se trata de captar la atención de nuestro público objetivo sin resultar intrusivo. La principal clave de esta etapa es la creación de contenido de calidad que dirija a los usuarios a nuestro sitio web. Por tanto, en este momento se deberá de determinar un buen plan de contenidos y su difusión.
  • Conversión: Es el momento de convertir al usuario en parte activa del juego con una call to accion (CTA) sencilla y clara, pero potente. Además de la acción en, habrá que elegir la herramienta (popups, formularios de suscripción, likes, etc.) que más se ajusta a nuestra estrategia y el mensaje.
  • Cerrar: Es la fase en la que se cierra la venta, es decir en la que se consigue o no el objetivo comercial o dicho de otra forma el momento en el que el lead se convierte en consumidor. En este paso las claves son una buena segmentación o clasificación de los leads y facilitar el proceso de compra.
  • Encantar o fidelizar: El objetivo será hacer que este nuevo cliente repita la compra y que además se convierta en prescriptor de la marca, que nos recomiende. En este sentido serán muy importantes, entre otros, los servicios de atención al cliente, servicios técnicos, etc.

Como podemos ver el Inbound Marketing es una carrera de fondo en la que cada paso cuenta y que persigue crear lazos estables y permanentes con clientes. En nuestra próxima entrada veremos cuáles son las principales estrategias y tendencias actuales.

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies