“El conocimiento de otros lugares es el que nos crea la necesidad de vivir experiencias en los mismos”

La comunicación y el turismo se conocen cuando se encuentra la necesidad de poner en valor y dar a conocer los recursos turísticos de un destino.

Los recursos turísticos son algo innato que tiene el lugar, ya sea material o inmaterial, pero que, por suerte o desgracia, es algo que no se puede mover. Es ahí donde la comunicación juega un papel principal. En el ámbito turístico es representada por canales totalmente diferentes, se puede dar en forma de campaña publicitaria del destino, ferias de turismo, el boca-oído, redes sociales, etc…

Actualmente, a la hora de dar a conocer destinos, Internet y, sobre todo, las redes sociales se han convertido en uno de los mejores métodos de comunicación y de los más utilizados. Se ha creado todo un mundo virtual lleno de personas que comparten las experiencias de sus viajes acompañadas de fotos, vídeos y consejos.

La tendencia actual en el ámbito turístico son los perfiles de Instagram enfocados a viajes en los que se acompaña la foto del destino con la ubicación del mismo.

Cuando se dan a conocer las características y el valor que tienen ciertos lugares del mundo, en zonas totalmente diferentes, se despierta la curiosidad y el interés por viajar. Lo que se dice en el mundillo del marketing es que “no hay venta sin interés por parte del consumidor y no hay interés sin conocimiento”.

No podemos desear ir a ningún sitio cuando no sabemos de su existencia, e incluso sabiendo que este lugar existe puede que no despertara nuestro interés si no tenemos la suficiente información sobre el mismo.

La comunicación es tan determinante, en el caso de los destinos turísticos, porque hablamos de un producto en su mayoría intangible y es la persona que lo valore finalmente la que tendrá muy en cuenta esta información previa.

Es importante crear ciertas expectativas acerca del destino aunque estas puedan ser un arma de doble filo. Ya que unas expectativas demasiado altas pueden decepcionar al cliente y hacer que una posible visita agradable se torne en continuas decepciones.

En la actualidad estamos expuestos a gran cantidad de información y no solo en el ámbito turístico. De esta forma y como evolución han aparecido portales y sitios web (como TripAdvisor, por ejemplo) dedicados en gran parte a poner de manifiesto las opiniones de otros usuarios o clientes en ciertos destinos o establecimientos. Es aquí donde comparamos experiencias y creamos nuestras expectativas en base a las vivencias de desconocidos. Éste sería el boca-oído de las nuevas generaciones.

Sin embargo, debemos tener muy en cuenta que una persona satisfecha totalmente con un servicio raramente pondrá un buen comentario en esta clase de foros. Pero un cliente realmente enfadado se siente con la necesidad, e incluso con la obligación de advertir a futuros turistas de los incidentes que ha tenido.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies