Cuando el japonés Shigetaka Kurita creó la primera serie de emojis para la compañía telefónica Ntt DoCoMo en 1995 no podía imaginar que estos divertidos iconos supondrían una auténtica revolución. Está claro que se le fue de las manos. Tras el Día Mundial del Emoji el pasado viernes 17 de julio, esta semana nos llega la noticia de que Sony se encargará de llevar a la gran pantalla a la flamenca, la caquita feliz y todos sus amigos. No se conoce la cifra exacta de la inversión pero se sabe que son 7 cifras. Casi nada.

Un estudio reciente de la revista Social Neuroscience sostiene que los emojis han modificado el funcionamiento de nuestro cerebro y la forma en la que nos expresamos. Al recibir un icono nuestra mente lo traduce en emociones de forma directa y el mensaje se convierte en más efectivo. Así, los emojis se han vuelto imprescindibles en nuestros mensajes. Muchos de ellos ni si quiera sabemos del todo su significado pero nos da lo mismo: nos encantan.

emojis

Cada vez son más los que apuestan por esta vía de comunicación que resulta tan atractiva a todos y las marcas empiezan a comprender el enorme potencial de un lenguaje global que no conoce fronteras.  Ahí está la campaña de WWF que usó los emojis de los animales en peligro de extinción, los jugadores de la NBA imitando los emojis, las camisetas con emojis de Primark o el comunicado de prensa de Chevrolet escrito íntegramente con emojis. También una empresa de software británica ha determinado que los PIN del banco serían más seguros si fueran emojis en vez de números. ¿Hasta dónde llegará la revolución emoji?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies